Tu oposición en 2.500 palabras

Tu primera oportunidad real de aprobar, llegará cuando hayas consolidado todos los temas del programa de tu oposición, de modo que puedas  cantar  el tema en el tiempo concedido por el Tribunal: 10 minutos. 

La mayoría de temarios no se ajustan en su extensión al tiempo de exposición oral, de modo que si los lees en voz alta  verás  que  ¡incluso leyéndolos a toda velocidad! tardarás más  de 20 minutos o 25 minutos. Es decir, el doble e incluso el triple  de contenido que puedes exponer en  10 minutos en el examen oral. Como si estudiaras dos oposiciones. Tardarás casi el doble en prepararte para el examen oral, aprendiendo contenido que luego no podrás cantar porque no da tiempo material. El doble del contenido que necesitas.  Hablamos de otro año extra de estudio, como mínimo. ¿No es absurdo?

¿Y si pudieras acelerar el proceso y sacrificar menos años de tu vida antes de consolidar todo el conocimiento necesario para aprobar?

El proceso que muchos opositores conocen es el siguiente, en un momento determinado con la motivación por las nubes, comienzan las oposiciones a la administración local, con ese optimismo temerario de quien lleva toda la vida esperando ir a la guerra, pero nunca ha pisado una trinchera.

Como es lógico, consultan con un habilitado, un preparador, un amigo o en un foro qué temario comprar para superar las oposiciones a la administración local.

La respuesta que suelen encontrarse les lleva a dos editoriales principales.

El resultado acaba siendo que estudian dependiendo de la editorial que escojan entre un 35% y un 50% más de lo que necesitan, y luego suprimen aquello que les recomienda su preparador, y, finalmente, añaden otras cuestiones que les parecen relevantes o las reformulan. 

En definitiva, un montón de trabajo innecesario, y todo por escoger unos temas “a kilo” que no se adaptan de forma concisa a lo que les exige el programa.

¿Existen manuales para las distintas oposiciones de la administración local que no te hagan desperdiciar años de tu vida?

Método de las “2.500” palabras

Los libros del Dr. Alejandro  Sarmiento y la Abogada Chus Olmos  están redactados sobre la siguiente convicción: que el opositor tiene una enorme carga de trabajo y a esta ingente labor no debería añadir tareas prescindibles. El estudiar temas con un exceso de contenido para luego resumirlos es una de esas tareas absurdas que el autor experimentó en primer lugar en carne propia, estudiando con dos niños pequeños a la vez que trabajaba,  con muy poco tiempo disponible.

Por eso, nuestra principal preocupación es proporcionar materiales acotados y actualizados que te permitan avanzar aprovechando el tiempo para acceder cuanto antes a tus sueños.

El enfoque de los temas es, por ello, esencialmente práctico. No estamos ante  manuales universitarios ni  tratados doctrinales sino ante unos instrumentos fáciles de utilizar y con el que pretendemos, ante todo, hacer más llevadero el esfuerzo que se espera de todo opositor.

Para lograr este objetivo, el temario se sirve de recursos como una redacción clara y concisa; una estructura ordenada que facilita la memoria fotográfica; una sintaxis sencilla que dirige la atención a lo esencial y otros medios como la exposición idéntica de conceptos exigidos en varios temas y el ajuste de la extensión de cada tema al tiempo disponible en los exámenes orales. Todo ello redunda en beneficio del opositor y allana las dificultades que la oposición comporta para quienes se enfrentan a ella.

Frente a otros temarios, que tienen por lo general una extensión entre el doble, o incluso el triple de lo que puede recitarse en el oral–, nuestros  temas d, se sujetan a una disciplina de redacción y síntesis que los autores cifran en 2.500 palabras, con el fin de que el opositor pueda ajustar su exposición ante el tribunal al tiempo previsto en la convocatoria de forma concreta permitiendo la exigida exposición de la materia en tiempo exigido en la convocatoria.

Esta adaptación de los contenidos de los temas al tiempo de exposición oral es especialmente oportuno para aquellos opositores que no tienen interés ni probablemente tiempo para estudiar un manual que profundice de forma superflua en instituciones que ellos ya conocen y que luego tendrán  que resumir obligatoriamente.

El temario responde  así a la necesidad de disponer de un contenido ajustado a tiempo, o cronotema, con una exposición fluida y secuencial, que facilite la memorización y el “cante” y todo ello cuidando la redacción  y el diseño de los temas para que los conceptos se encuentren enlazados entre sí con el fin de que puedan ser expuestos tal y como están redactados. Para que se estudien y se expongan de forma casi idéntica, sin retoques, primando la facilidad de estudio y exposición.

    Todos los temas de 2.500 palabras se ajustan a las siguientes premisas

    • Temas ajustados a 12 minutos con una media bastante estricta de 2500 palabras. La idea es que el opositor ajuste el tema a 12 minutos y no a los 10 minutos previstos de exposición oral, para que los nervios o un lapsus no le generen malas pasadas y tenga un contenido ligeramente superior, al concedido  para su exposición con el fin de permitir eventuales olvidos o personalizaciones del alumno.

    • Redacción sencilla pensada desde el inicio para su exposición oral.

    • Enunciación de sujeto, verbo y predicado. Preferencia de oraciones sencillas, sobre construcciones farragosas a bases de construcciones gramaticales  a base de frases yuxtapuestas.

    • Contenidos idénticos en temas diferentes se exponen con el mismo texto en lo que sea posible “para los mismos conceptos estudiamos lo mismo”.

    • Cita de los artículos.

    • Los artículos aparecen resaltados en negrita para su estudio.

    • Sistematicidad y orden.

      • Sistematicidad: enumeración ordenada.
      • Orden: primero enunciamos el artículo y luego la teoría en lo que sea posible.
    • Literalidad sólo en lo necesario separando contenido entre esencial y accesorio.

      Los temas añaden un esquema de trabajo, -con el fin de que el opositor entienda la importancia del tiempo para preparar el esquema de su intervención y un cuadro memotécnico que le sirva para apuntar en el tema el número de vueltas que lleva así como el tiempo de los sucesivos cantes para que el opositor pueda observar su evolución.

      Por otro lado, una gran ventaja de estos temas es la posibilidad de adquirir los cuatro libros que forman el temario por separado. Puedes ir al catálogo de esta web y escoger sólo lo que te interese para complementar otro temario.

      Además  muy pronto estarán disponibles, para apoyar tus horas de estudio una innovación tecnológica cuidadosamente elaborada y supervisada por nuestros autores. Los audiotemas de administración local que se corresponden íntegramente con los temas “escritos” y que contribuyen a fijar la memorización y multiplicar el tiempo de estudio. Así podrás repasar contenido y establecer vínculos mentales, ya que el efecto de la voz humana potencia el tema previamente estudiado a través de la voz de otra persona, así es esta manera es como si un tercero te estuviera ofreciendo una clase, ayudándote a relacionar conceptos, memorizar, y compaginar la lectura con otras tareas: limpieza, paseo, conducir, deporte, viajes.


      © Todos los derechos reservados.
      Subir
      Abrir chat
      0